Manejo Integrado de Plagas en Tiendas de Autoservicio, 2a. Parte

Manejo Integrado de Plagas en Tiendas de Autoservicio

SEGUNDA PARTE

INSTALACIONES EXTERIORES

Exam­ine las instalaciones de almacenaje y su producción de basura. Revise el área de basureros y desperdicios. ¿Está limpio, ordenado? ¿Es un lugar apropiado para que haya insectos o roedores? ¿Hay malos olores en el lugar? ¿El área de desperdicios se puede lavar y tiene buen drenaje? ¿Hay infestación presente de insectos o roedores? ¿Hay problemas con plagas de pájaros en el edificio?

Examine si hay evidencias de plagas en su exterior y también en sus alrededores. Cuando esté examinando el área exterior, verifique el tipo de iluminación que se utiliza en el perímetro del edificio, especialmente en las salidas. Si utilizan luces incandescentes o de vapor de mercurio, vea si pueden ser sustituidas por luces de vapor de sodio o amarillas o en su defecto quitarlas de la puerta.

Se debe examinar la zona de embarque, observe si la construcción es de concreto sólido o con espacios abiertos por debajo de la rampa, proveyendo acceso físico y visual. No se debe permitir el almacenaje en la parte inferior de la zona de embarque (cajas apiladas, madera, escombros); todas las puertas deben de cerrar perfectamente para eliminar la posibilidad de entrada de roedores o insectos.

Las puertas de las bodegas siempre se deben de mantener cerradas mientras no estén en uso, al igual que las puertas de entrada de acceso a los clientes. Examine usted todos los accesos en uso, y determine si no hay agujeros o rutas potenciales de acceso para las plagas.

Las instalaciones exteriores o áreas de maquinaria, también se deben de revisar para localizar posibles plagas de insectos o roedores: refugios, madri­gueras e infestaciones. Frecuente­mente los cuartos de calefacción o los almacenes de limpieza tienen entradas del exterior, y permiten el acceso directo a la tienda y si permanecen abiertas cuando no se usan será un problema más para el control.  Mantenga limpio el exterior del inmueble. Los lugares de esta­cionamiento se deben barrer todos los días para evitar la acumulación de papeles y desperdicios. Si tiene jardines deben mantenerse sin hojas secas. Tenga el techo limpio, sin desperdicios, pues podría estar alimentando pájaros que después se convierten en un problema serio. Revise los ductos de aire para evitar que las plagas entren por ahí.

INSTALACIONES INTERIORES

Exam­ine cuidadosamente todas las entradas y vea que tipo de luz está instalada. Si las puertas no cierran bien, asegúrese que los agujeros no sean lo sufi­cientemente grandes para permitir la entrada de los roedores. Los cuartos traseros también deben ser inspeccionados por los técnicos.

Observe las condiciones generales de sanidad en áreas de entrega y preparación, áreas de trabajo de los empleados e instalaciones. ¿Hay alimento seco para mascotas o semillas para aves, almacenados en lugares que no sean los correctos, como el piso? ¿Los pisos están limpios? ¿Los residuos de vegetales y frutas están ubicados en sitios adecuados para su desecho? ¿Hay signos o evidencias de infestación de insectos o roedores?

Las bodegas de materiales o alimentos secos deben de almacenarse o estibarse con una separación de por lo menos 45 cm. de la pared como también del piso. Esto ayudará a hacer más fácil la inspección y detección de roedores corriendo. Muchas veces no es posible o no es práctico dejar una barrera de 45 cm. El controlador profesional de plagas le informará al cliente que se requerirá de un espacio entre la pared y el piso, necesario para poner los dispo­sitivos de control de roedores. En algunos casos se pueden construir anaqueles con 30 cm a 45 cm. de separación entre el suelo.

Las áreas de mostradores de verduras deben de mantenerse secas y los productos se deben de almacenar a 45 cm arriba del nivel del suelo, puesto que atraen a roedores e insectos. Inspeccione todas las esquinas y grietas en todo el cuarto y tenga presente que las áreas de preparación de los productos están propensas a acumular materia en descomposición, al derramarse las frutas y los vegetales por debajo del mostrador. Las cajas de transporte de los productos deber ser desechadas inmediatamente, ya que al dejarlas proveerá de refugios ideales para las plagas.

Los refrigeradores de autoservicio para la carne, deben de estar libres de las pequeñas partículas de carne que caen en el piso. Las uniones del piso y la pared deben de estar limpias y libres de cosas almacenadas. Revise las áreas vacías debajo de los refrigeradores en donde pueden albergarse plagas. Si hay alguna área vacía ¿Está sellada?, ¿Hay acceso a esta área? ¿Hay alguna cola­dera en el piso? ¿Está limpio y a prueba de plagas?

Los pasillos deben estar inmacu­ladamente limpios. La comida en los congeladores debe ponerse en anaqueles o charolas que sean de fácil acceso para su limpieza. Debe haber un mínimo de 30 cm. de distancia entre el piso, para facilitar la limpieza. El área de lavado para mantener y recibir los productos es un excelente lugar para proveer refugios a los insectos y roedores.

La zona que tiene los exhibidores o refrigeradores abiertos para los derivados de la leche (queso, crema, etc.) y de la carne, tienen una atracción adicional por la humedad, es reco­mendable revisar cuidadosamente esta zona. Dichos exhibidores deben ser construidos para un fácil manejo de la limpieza. Examine estas áreas minu­ciosamente para identificar infest­aciones de insectos, y que no siempre son obvias (mosca de la fruta, hormigas, cucarachas, etc.).

 

La mercancía nueva y la que va a salir, se debe almacenar y levantar del piso y a 45 cm.de la pared. El piso debe estar limpio. El área de exhibición de los productos es una de las principales áreas en tener problemas de insectos y roedores. Verifique cuidadosamente por debajo de los mostradores de productos, puesto que frutas y verduras fácilmente caen, ruedan y encuentran cómo deslizarse por debajo del mostrador. Las moscas de la fruta, cucarachas y roedores, infestarán esta área si no se mantiene limpia. Los anaqueles deben de ser movibles o tener bases con ruedas para poder limpiar fácilmente.

MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

El factor principal y más importante en el control de las poblaciones de plagas en cualquiera de las tiendas de AUTOSERVICIOS, es el manejo apropiado del lugar. Una buena táctica que puede utilizar el técnico es indicar al cliente de un plan de trabajo, manejando un concepto de limpieza completa del local. Los anaqueles deben ser construidos con un espacio suficiente sobre el nivel del piso, para permitir barrer. Para evitar infestaciones, los productos no deben de exhibirse en el suelo y se deben de almacenar a unos 45 cm. de separación de la pared, para una fácil inspección; siempre y cuando esto sea posible.

La exclusión o eliminación es el segundo punto de importancia en el control de la población de plagas. Las ventanas deben tener mosquiteros con malla metálica, las puertas deberán tener un cubre polvo en la parte infe­rior y sus marcos deben estar bien ajustados para que no exista un posible acceso de roedores. Revise hasta estar bien seguro que su cliente tiene todos los servicios de electricidad y plomería bien sellados, para eliminar en estos puntos una invasión.

En tiendas en donde tengan produc­tos como nueces, pasas y otras frutas secas o grandes cantidades de dulces, deberá de contemplarse un área de refrigeración para guardar estos productos tan atrayentes.

Conforme el programa vaya progresando, el Controlador Profesional de Plagas le mantendrá informado.

Temperaturas de 4.5°C (40 F), o menores mantendrán al mínimo infestaciones de insectos y su actividad. Es importante cuando el cliente cumple con estas normas, ya que se puede realizar un control sin utilizar plaguicidas (la práctica de una buena sanidad y exclusión). La implementación de procedimientos con un control no plaguicida se puede determinar con el reconocimiento de la plaga presente y el sitio exacto.

Los insectos voladores pueden ser controlados con una buena distribución de aparatos que atraen y atrapan a los insectos y trampas con lámparas de luz negra. Puertas activadas por aire ayudan a excluir insectos de las áreas de entrega, en donde las puertas son muy grandes y se encuentran abiertas por períodos largos de tiempo. Los cebos ayudan a controlar a las plagas en algunas áreas.

Los roedores se pueden controlar, usando las múltiples trampas como las trampas de golpe, de goma, etc. El uso de trampas tiene otra ventaja, provee una contundente evidencia del tipo de plaga, la cantidad de población existente y las especies presentes.

Cuando sea necesario el Controlador Profesional utilizará plaguicidas para completar los procedimientos de control.

Insecticidas residuales pueden ser usados en hendiduras o grietas, algunos en tratamientos de lugares específicos y muy pocos como tratamientos generales. Insecticidas no residuales, pueden ser útiles en ultra bajas dosis o métodos en tiempos cortos de aplicación para insectos voladores o algunas etapas de insectos rastreros. El polvo residual se debe de colocar por debajo de los mostradores, puesto que esta área es sobrecargada de productos por el personal de la tienda y usualmente quedan muchos desper­dicios.

Los productos empleados en el con­trol de roedores, deben ser utilizados en el  exterior de las instalaciones, cuando esto sea posible. En el interior debe de contemplarse  la introducción inicial de un programa a base de trampas. Los cebos al exterior también pueden estar contaminados, creando una nueva fuente de insectos, proveyendo fuentes de contaminación del producto. Las trampas que con­tienen al roedor en el sitio donde se atrapó simplifican su eliminación, razón por la cual su controlador de plagas establecerá un programa permanente de revisión y monitoreo de estaciones de ingesta.

TRATAMIENTO DE EVALUACIÓN

 Verifique su trabajo. ¿La sanidad ha mejorado? ¿Los métodos de EXCLU­SIÓN se han completados? ¿El pro­grama MIP ha progresado satisfac­toriamente? ¿Se ha disminuido la población de la plaga residente? ¿Hay alguna infestación nueva? ¿Los empleados del autoservicio han asumido su responsabilidad para mantener una buena sanidad? ¿Hay necesidad de que la empresa de MIP recomiende proce­dimientos de sanidad adicionales al responsable de la tienda de alimentos?

La gerencia de la tienda de autoservicio  forma parte esencial del programa de MIP.

Contáctanos y dinos 
qué plaga
qué tema
 te interesa.